El crimen del 20 y el pueblo guatemalteco

Front Cover
Impr. "La Mañana,", 1908 - Guatemala - 272 pages
 

What people are saying - Write a review

We haven't found any reviews in the usual places.

Selected pages

Other editions - View all

Common terms and phrases

Popular passages

Page 34 - ... cada uno la seguridad de su persona, de sus productos y de sus bienes y una libertad limitada por la utilidad general. Pero para obtener esa solidaridad, ese contrato tácito de seguro, que se ha impuesto como una necesidad, es preciso que cada ciudadano contribuya por su parte...
Page 33 - Nación y la confianza á los guatemaltecos; era el que con mano poderosa empuñaba nuestra bandera bicolor para, desde ese momento, flotar muy alto y sin mácula sobre el capitolio nacional. Aquel primer atentado monstruoso no tuvo felizmente el éxito esperado por los criminales. ¿Y qué sucedió? Que sobre la rigidez de nuestras leyes penales se alzó el corazón generoso y magnánimo del Presidente Estrada Cabrera, y que al delito respondió con el perdón, y que de sus labios sólo se escaparon...
Page 28 - Los hombres honrados y justos, todos los qne sin reticencias amen á la Patria y aprecien rectamente el decoro de que debe revestirse la autoridad pública, estoy seguro de ello, ven la lógica de mi conducta y tienen que convenir conmigo en que ella se desprende por sí misma de los acontecimientos ocurridos y de las altas y trascendentales responsabilidades que el ejercicio del Gobierno impone con el carácter de ineludibles.
Page 34 - ... todas partes el convencimiento de que la Asamblea Legislativa está y estará firme en todas las ocasiones al lado del Ejecutivo que preside el licenciado Estrada Cabrera y que, junto con él, obra por la integridad y el orden de la Patria y también se hace francamente solidaria de los procedimientos que dictó el Ejecutivo después del horroroso atentado del 20 del corriente. Una...
Page 33 - ... la rigidez de nuestras leyes penales se alzó el corazón generoso y magnánimo del Presidente Estrada Cabrera, y que al delito respondió con el perdón, y que de sus labios sólo se escaparon las palabras de paz y de concordia. ¿Y después? Las revoluciones y las guerras en que hasta se apelara al crimen de lesa patria de llamar elementos extraños, y los atentados, desde la dinamita hasta la bala traidora, frescos están en la memoria de todos, por inícuos, escanddlosos y umversalmente reprobados,...
Page 32 - ... de la Patria mayor cúmulo de desgracias ; nunca la obcecación y el odio subieron tan alto hasta remover los elementos fangosos que hay en toda sociedad, para envenenar los sentimientos morales y destruir la idea del deber y del honor; nunca el beneficio se había pagado con la más negra de las ingratitudes y á la clemencia se había correspondido con la más traidora de las perfidias.
Page 22 - Patria, por su amor á la misma, felicitamos no sólo al eximio Presidente de la República, por haber salido con vida de peligro tan inminente, sino á todos los guatemaltecos, quienes ya saben que continúa al frente de sus destinos el egregio Patriota que, por su misma grandeza, se ha atraído el odio de los pequeños y miserables, sobre quienes ha de recaer, por las leyes del orden moral, la sanción implacable de la justicia y la maldición de la sociedad y de la Historia. Guatemala, 20 de abril...
Page 22 - Politécnica, lanzándole balazos a quema-ropa que afortunadamente no le acertaron, haciéndole solo un refilón en la mano izquierda, del que en el acto fue curado, hallándose sano y salvo y dictando las medidas de precaución para que continúe el orden que, por fortuna, se conserva inalterable, y para la captura de los culpables de ese crimen de lesa patria. ' ' "Cuando la paz reinaba en todos los ámbitos del país y los habitantes todos consagrábanse al trabajo honrado que da el sustento diario...
Page 33 - ... espléndidos y trascendentales progresos y ninguna tampoco como ella ha tenido que vencer más grandes obstáculos, desde las convulsiones de la naturaleza hasta el desencadenamiento de la ira humana que engendró la envidia y la desatentada ambición en pechos miserables. El crimen incubado en otras épocas contra el liberalismo y sus prohombres hizo explosión el 9 de Febrero de 1898 y su víctima era quien, sin prevenciones ni rencores, iniciaba su misión de paz y de adelanto con el acatamiento...
Page 32 - ... á la clemencia se había correspondido con la más traidora de las perfidias. Ninguna Administración como la del Benemérito Presidente de la República, licenciado Manuel Estrada Cabrera, ha podido cantar con legítimo orgullo, el triunfo de más espléndidos y trascendentales progresos y ninguna tampoco como ella, ha tenido que vencer más grandes obstáculos, desde las convulsiones de la naturaleza hasta el desencadenamiento de la ira humana que engendró la envidia y la desatentada ambición...

Bibliographic information