Page images
PDF

7 Acabado el año del noviciado, hizo los Ires votos comunes á todas las religiones, y el cuarto de su religion: y como era tan aficionado a las letras , se perficionó en la teología , y se entregó á la leccion de la sagrada Escritura: con que salió un varon consumado en todo género de letras, para servir como fiel ministro á la santa Iglesia; y aun juzgaban algunos que su ciencia tenia mucho de infusa por ser mayor que sus estudios, como se vió despues en las disputas que tuvo en Africa con los judios y moros: lo cual no es difícil de creer en un varon tan regalado y favorecido de Dios, y de su Madre. Ordenóse de sacerdote por voluntad de la Virgen, y empezó á predicar por consejo de san Raimundo de Peñafort, con grande fruto de muchas almas, á las cuales sacó de los vicios con la'eficacia de sus palabras. Ganó tanto crédito con su doctrina y ejemplo en Barcelona , y en toda Cataluña, que le llamaban comunmente « el santo fraile.» A él acudian los dudosos, por consejo: los afligidos, por consuelo: los necesitados, por remedio; y todos hallaban en él padre, maestro y consolador. Dió de puñaladas á su mujer un caballero de Barcelona . porque unos criados suyos la habian acusado falsamente de adulterio, por haberles reprendido ella algunas liviandades: arrepintióse luego de su arrojo, entendiendo que su esposa no tenia la culpa que la imponian: fuése afligido á la celda de san Ramon , y contóle con muchas lágrimas lo que pasaba. Ll santo le consoló , y dijo , que como habia sido engaño é ilusion la culpa de su mujer; así lo habian sido las puñaladas que le habia dado: que volviese á su casa, y la hallaría viva y sana: y que los autores de aquella maldad presto pagarían su pecado. Todo sucedió como el santo lo dijo: porque el caballero halló á su mujer en su casa, ocupada en los oficios domésticos , sin herida, ni señal de ella; y los criados, huyendo de la justicia , fueron cogidos aquel mismo dia , y convencidos de muchos delitos, condenados á muerte, y al pió de la horca confesaron la falsedad del testimonio que habian levantado á aquella castísima señora. Por este suceso principalmente es abogado san Ramon de las personas afligidas por falsos testimonios. Envió san Pedro Nolasco a san Ramon en compañía del santo Fr. Serapio, primero á Argel, y despues á Bugía, para redimir cautivos; y él iba muy alegre , con las esperanzas que llevaba de derramar su sangre y morir por Cristo: y aunque no se cumplió entonces su deseo, padeció muchos trabajos en cumplimiento de su ministerio, y por ellos le dió el Señor la conversion de algunos judios y moros, con los cuales disputó, y los convenció y ganó para la fé y religion cristiana. En volviendo á Barcelona , le envió san Pedro Nolasco á Roma por procurador general de su órden , para obtener de Gregorio IX que su religion profesase la regla de San Agustín. Alegróse mucho el sumo pontífice con su venida; porque luego conoció su grande santidad y sabiduría, y no menos fué estimado de los cardenales y prelados de la corte del pontífice: y habiendo conseguido lo que deseaba, y

predicado en algunas ciudades de Italia, con mucho aplauso y fruto, se volvióá España, para dar cuenta á su santo padre de su legacía.

8 Luego fué nombrado redentor para Argel, que era lo que él mas deseaba, y en aquel reino rescató muchos cuerpos del cautiverio de los moros , y muchas almas del cautiverio de los demonios, redimiendo á los que estaban en peligro de faltar á la fé , y confirmando en ella á los que no podia remediar. Faltóle el dinero para el número de cautivos que habia rescatado: y enviando á su compañero con ellos, se quedó él en rehenes, en cumplimiento de su cuarto voto, gozosísimo por verse entre tantas ocasiones de padecer y morir por Cristo, como le prometían la barbaridad y crueldad de los moros , enemigos de Cristo y de los cristianos. Deseoso de ganar algunas almas para el Señor, y hallar la corona del martirio ," disputaba frecuentemente con los judios y moros, y les persuadia que recibiesen la fé; y fueron tan eficaces sus palabras , que convirtió diez judios de los mas principales y doctos en su ley, y á algunos turcos nobles , á todos los cuales bautizó el santo. Supo el bajá lo que pasaba , y determinó quitar la vida á san Ramon con muy crueles tormentos; y suspendiendo la ejecucion de esta sentencia á ruego de los turcos , que habian dado sus cautivos en confianza, mandó que le diesen muchos golpes, azotes y bofetadas: todo lo cual sufria el santo con maravillosa alegría; y á los cautivos, que procuraban consolarle, decia: No hay para qué consolar con palabras al que Dios consuela con penas: ni necesita de consuelo , porque padece, quién tiene su consuelo en el padecer. Tenédme envidia, no lástima; porque debajo de esta afrenta se esconde giande honra : estas penas ocultan grande dulzura , y en esta pérdida se halla mucha ganancia. Animaos vosotros á padecer por Cristo; y encontraréis el tesoro que se encierra en los tormentos padecidos por su amor. No se apagó el zelo ardiente de san Ramon con las aguas de tantas tribulaciones; antes mas encendido, y con nueva sed , no soio de ganar las almas , mas tambien de hallar la corona del martirio, salia por las calles y plazas á predicar la fé de Cristo, confirmando en ella á los cauüvos cristianos, y convirtiendo á los moros, á los cuales'lavaba con las aguas del santo bautismo. Irritado de nuevo el bajá contra el santo, porque desobedecia á sus mandatos mandó que le llevasen desnudo por las calles púbiicas de la ciudad , para mayor afrenta y vergüenza, y le azotasen delante de todo el pueblo, y en la plaza mayor le barrenasen los labios con hierros encendidos, y pusíesen en su boca un candado de acero para que no pudiese hablar de la ley de Cristo. Todo se ejecutó . como el bárbaro lo habia mandado, guardando él mismo la llave; pero en vano cerraron la boca del predicador de Cristo: porque cuando no podia predicar con la voz , predicaba con la paciencia, y la sangre, que rorria de sus labios, era mas eficaz para persuadir la fé, que las palabras de su boca, y con ella se animaban los cristianos cautivos, y los nuevamente convertidos, á ser constantes en la confesion de Cristo. Mandó el bajá que le encerrasen ó sepultasen, cargado de cadenas, en una oscura mazmorra; y san Ramon entró en ella , como si entrara en el paraíso: y cuanto mas preso estaba el cuerpo , estaba mas libre el espíritu, para volar á Dios , y hablar con aquel a boca , que no pueden cerrar los candados, y aquellas palabras que no pueden aprisionar los hombres; y en la oscuridad , que cegaba sus ojos, esclarecia Dios con nuevas luces su entendimiento: y el santo estaba solamente con el cuerpo en la cárcel; porque el alma habitaba en el cielo, viviendo mas donde contemplaba, que donde animaba. Meditando un dia en la pasion de Cristo , dándole gracias porque padecia algo por su amor, quedó arrebatado en un maravilloso éxtasis, en que duró mucho tiempo, hasta que viniendo los moros á abrir el candado para darle de comer, le hallaron arrobado, y con la mano derecha en alto, señalando en la pared unas letras, que parecieron escritas en ella por mano invisible, y decian aquello del profeta: Ne auferas de ore meo verbum veritatis: No quites de mi boca la palabra de verdad. Procuraron dispertarle de aquel dulce sueño las guardas haciendo ruido; y él, abriendo los ojos, volvió en sí, diciendo: In aternum, Domine, permanet verbum lunm: Tu palabra, Señor, permanece para siempre : y luego al punto se cayeron los grillos y cadenas que aprisionaban su cuerpo, y el candado que cerraba sus labios. Atribuyeron los moros este milagro á arte mágica , y dándole muchos palos, le volvieron á cargar do cadenas , y poner el candado en la boca , y de esta manera estuvo mas de ocho meses, viniendo las guardas al tercer dia á darle de comer, y renovando sus heridas con grandisimo dolor suyo , cada vez que le quitaban y ponian el candado. Propusieron los moros ocultarlas maravillas de Dios; pero su miana admiracion las descubrió, no cabiéndoles el secreto en el pecho, y llegaron á noticia de los cautivos cristianos, con que de nuevo se confirmaron en lafé, ¿Quién dirá cuánto padeció el glorioso san Ramon en los ocho meses que estuvo en esta cárcel, con la hediondez del lugar, la hambre y sed intolerable, y las heridas que tan á menudo se repetian? No quiso Dios que muriese porque le guardaba para otras empresas de su gloria; pero quién le negará por eso la gloria de mártir: pues toleró , como dice el breviario romano, un largo y cruel martirio, y aunque faltó , la muerte á su deseo ; á quien padece por dar testimonio do la verdad, le pasa Dios por martirio todo cuanto padece, como afirma san Agustin.

9 Corrió la fama de san Mamon , y de su constancia y fortaleza, por toda Africa y Europa: lleg i á Roma , y á oidos del sumo pontífice Gregorio IX: y como tenia tan conocida y experimentada su santidad y doctrina . desde que le trató y comunicó, siendo procurador general de su órden, le creó diácono cardenal del título de San Eustaquio, pareciéndole que ninguno merecia mejor aquella dignidad, que el que sobre tantas prendas habia padecido tantos tormentos por la de

fensa de la fé. Llevóle la nueva su compañero, cuando yolvió á Africa, y juntamente precepto deque se volviese á España , porque temian de su fervoroso zelo, que se quería quedar en Africa para predicar la fé, y los moros acabarian lo que habian comenzado, y le quitarían la vida , faltando el embarazo del interés , que hasta entonces los habia detenido. Volvió á España el santísimo cardenal , y fué recibido en Bareelona con gran pompa , aun mas por mártir vivo, que venia de padecer por Cristo, sobreviviendo á su martirio, que por cardenal de la santa Iglesía de Roma: y aunque el vizconde de Cardona , como pariente, le tenia prevenido palacio con moderada ostentacion , como para un principe religioso; él se fué á su convento, y quiso mas llevar á la celda la púrpura , que no que le sacase la púrpura de la celda que él tenia por cielo en la tierra. Con la celda conservó el hábito religioso, y con el hábito . las virtudes de la religion; y depuesta la dignidad, se ejercitaba en todos los ejercicios de la órden, como si estuviese aun sujeto á la obediencia de las reglas: asistia al coro el primero; y en todas las regulares observancias no solo parecia religioso, sino novicio, en la humildad y fervor con que las ejercitaba. Murmuraban algunos que abatia demasíado la dignidad de cardenal, ocupándose en los oficios de religioso; y el santo , no haciendo caso de los dichos del mundo, respondia , que la modestia religiosa no disminuye, ni se opone á la dignidad cardenalicia; antes se hermanaban bien la humildad y la dignidad: porque la dignidad exalta á la humildad; y la humildad hace que no desvanezca la dignidad al que la tiene. A un pariente suyo , diciéndole que por que no mostraba la autoridad de cardenal, respondió: Estos hábitos de fraile me conservan en el conocimiento de lo que soy. Iba á pió, como antes, á pedir limosna para lus pobres cautivos, y era muy compasivo con todos los necesitados.

10 Yendo en un dia lluvioso por una callo de Bareelona , encontró un pobre anciano, y media desnudo¡ que traia descubierta la cabeza, y se venia mojando con el agua: y el santo movido á misericordia, no reparando en su autoridad , ni comodidad , se quitó el sombrero de cardenal que traia en la cabeza, y se le puso al pobre en la suva. Aquella misma noche recibió el premio de accion tan heróica; porque estando en altísima contemplacion , vió un jardin, donde se paseaba una hermosísima Reina . que era María santísima, acompañada de un coro de vírgenes , la cual cogiendo flores, y tejiendo de ellas una corona, vino á san Ramon , y le dijo: Bien merece ser coronado con esta corona el que por amor de Cristo dió su sombrero al pobre. Rehusó el santo recibir la corona de flores, diciendo, que no queria en esta vida mas premio que á Cristo : y luego se le apareció Cristo con corona de espinas en la cabeza , y sobre ella el sombrero que Ramon habia dado al pobie; y tomando en la mano la corona de flores que habia tejido su Madre , le dijo: Elige de estas dos coronas la que quieras: la do espinas que tengo en la cabeza; ó la de rosas que traigo en la mano

[graphic]

El santo cardenal, reservando entre el vizconde de Cardona, y su religion, sobre

la corona de rosas para el cielo, eligió acá la corona de espinas, y Cristo con sus manos le puso su corona de espinas en la cabeza: y en señal de que no habia sido esto imaginacion, padeció desde entonces un agudisimo dolor de cabeza toda su vida , que era para él de mucho gusto , porque padecia por Cristo, y le acordaba del favor que de su mano habia recibido.

11 Llamó á Roma el papa Gregorio IX al santo cardenal, deseando tenerle cerca de sí, para ayudarse de su prudencia y sabiduría en el gobierno de la Iglesia: y el santo, como verdadero obediente, se puso luego en camino; pero llamóle Cristo á la gloria, cuando su vicario le Mamaba á Roma; porque yendo á Cardona á despedirse de los vizcondes que se lo rogaron; al tercer dia que estuvo en su palacio, le dió una gravísima enfermedad : y conociendo que se acercaba su muerte, hizo llamar á algunos religiosos del convento de Barcelona, para morir entre sus hermanos. Pidió el sacramento de la eucaristía por viático, y deteniéndose mucho el sacerdote que se le habia de traer , por providencia de Dios, que queria honrarle con un singular favor; viendo el santo que daba priesa su enfermedad, pidió al Señor que no le desamparase, ni negase aquel consuelo; y luego entró por la puerta de la pieza, donde estaba enfermo , una procesion de ángeles vestidos con él hábito de la Merced , con vetas blancas en la mano , y detrás un varon venerable, que se creyó habia sido Cristo, con ornamentos sacerdotales, y la custodia del Sacramento en la mano. En viendo la procesion el varon de Dios, se arrojó de la cama: y puesto á los piés de aquel eterno sacerdote , segun el órden de Meiquisedech, recibió de su mano su mismo cuerpo con grandisima devocion y dulzura. Solamente san Ramon mereció gozar de esta maravillosa vision; los demás vieron una grande claridad que cegaba sus ojos, para no ver á los ángeles, ni al santo cardenal , hasta que al salir la procesion, los vieron por las espaldas caminar hácia un rio que estaba cerca , y pasar sobre el agua, sin haber barca ni puente; y luego desapareció la vision. Volvió el santo á la cama; y levantando los ojos y las manos al rielo con mucha devocion, y voz clara, dijo: In manus tuas, Domine, commendo spirilum meum; y luego entregó su espíritu en manos de su Criador, que para tan milagrosa vida le habia hecho nacer mitagrosamente, último domingode agosto del año de 1240. Su rostro quedó tan hermoso, que causaba admiracion y gozo á cuantos le miraban: su cuerpo con haber estado en tiempo tan caloroso quince dias sin sepultar, no daba mal olor, sino una fragancia y suavidad muy desemejante y superior á todos los olores de la tierra. Fué innumerable el concurso de todos aquellos pueblos que vino á venerar el sagrado cadáver, y fueron muchas las maravillas que Dios obró en este tiempo para honra de su siervo, y provecho de los que se te encomendaban.

12 Movióse una piadosa contienda , que fué

el lugar donde habia de ser sepultado, como suele en los tesoros que se hallan en alguna heredad; y cada parte tema sus razones , y las esforzaba con la codicia de quedarse con tan precioso y rico tesoro. El vizconde de Cardona alegaba el parentesco , la amistad y el habérsele Dios traido á morir á su casa, en que ya parecía haber decidido por su parte: su religion alegaba ser su hijo, y su misma voluntad bien interpretada; pues á quien no sacó de la celda el capelo.no queria que le sacase del convento la muerte. Duró el pleito, hasta que le compuso el cielo por un modo maravilloso: porque el rey don Jaime, san Pedro Nolasco , y el obispo de Barcelona, por no agraviar á ninguna de las partes, ni dar sentencia en tan dudoso pleito, le remitieron á Dios, y mandaron poner el cuerpo en una caja sobre una muía ciega, y que le dejasen ir libremente adonde quisiese; y en donde ella parase, allí fuese sepultado. Hízose así: y la muía tomando el camino de Portell , pasó por la casa de los padres del santo, é hincó las rodillas delante de ella; y pasando adelante, llegó á la ermita de San Nicolas, obispo, donde el santo, siendo mancebo, habia sido tan favorecido de Dios y de su Madre: y habiendo dado tres vueltas á la ermita, se paró á la puerta de ella; y en quitándole el santo cadáver , reventó para que no sirviese á otro uso la que habia merecido traer tan sagrado cuerpo. Sepultáronle en aquella iglesia , que desde entonces, mudando el titulo, se llamó San Ramon, y dentro de quince años se fundó allí un convento de nuestra señora de la Merced. En el camino sucedieron algunos prodigios muy singulares , con que el Señor testificaba la gloria de su santo. Uno fué, que yendo mucha gente acompañando el santo cuerpo con hachas y velas encendidas, levantándose en el camino un recio viento con lluvias; ni el agua , ni el viento apagaron las luces. Otro , que al pasar la procesion por los pueblos , se tocaban las campanas de las iglesias, sin que mano de hombre ltegase á ellas.

13 Divulgáronse luego estas maravillas por España, Francia é Italia, y llegando la noticia de la muerte de san Ramon a Gregorio IX, dijo con gran sentimiento, que en el cardenal Ramon habia perdido su religion un buen padre y protector: Cataluña un ilustre y memísimo hijo; y la Iglesia católica un-auto y dignísimo cardenal. Fueron innumerables los milagros que Dios hizo por san Ramon, como lo testifican los votos de que se llenó la iglesia de su sepulcro, que parecia la casa de la salud y del consuelo:

Íiorque allí hallaban salud los enfermos, y consuelo os afligidos. Particularmente han experimentado su patrocinio las estériles, y las que estaban en peligroso parto, alcanzando hijos, y teniendo felices partos por su intercesion. •

1i Luego empezó por toda Cataluña el nombre de san Ramon Nonato , y se le erigieron en diversas partes altares, edificaron capillas*, esculpieron y pintaron imágenes; y dicen algunos, que

ra,.r...i.|n IV .!■/■ I i,>..É.,i ni >.•.>.•> mm fiiAcn v nn/ii-:i iiíí

[ocr errors]

con público culto. Despues, el año de 1414, le canonizó solemnemente Benedicto Mil , antes que fuese depuesto en el concilio constanctense: y el papa Urbano VIII concedió rezo y misa de su santo hijo , y cardenal, á toda la órden de Nuestra Señora de la Merced: Alejandro VIl mandó poner su nombre en el Martirologio romano; y últimamente nuestro santísimo padre Clemente X le ha puesto en el breviario romano, dando licencia ó todos los sacerdotes seculares y regulares, para que recen de este santo cardenal ad libilum, con oficio de Semiduplex, á los 31 del mes do agosto.

15 Escriben de san Ramon todos los autores de su órden , y otros muchos de fuera de ella, que se pueden ver citados por Hipólito Marracio , en la Vida que escribió de este santo cardenal, y por Tamayode Salazaren su Martirologio, á los 14 de noviembre.

* San Arístides, Confesor. — Era filósofo esclarecido, y vivía en Atenas en el siglo II de la Iglesia. Habiendo abrazado la religion cristiana, no cambió por esto de profesion: sostuvo por medio de los recursos, que le prestaba su filosofía, el Evangelio de Jesucristo. Estando el emperador Adriano en Atenas, se le presentó Aristides, y despues de haberle dirigido un elocuente discurso, en que probaba que Jesucristo era solo y verdadero Dios, le entregó una Apología, que de antemano habia escrito, y que fué célebre en aquel tiempo, en la cual se ponian de manifiesto todas las pruebas de nuestro dogma. Este libro se presentó al emperador el año 125, y aunque no produjo todo el efecto que se deseaba, sin embargo, mitigó mucho el rigor de las leyes que se habian publicado contra los cristianos.-Arístides continué despues prestando importantes servicios á la Iglesia , enseñando y escribiendo. hasta que en su vejez, Dios le llamó para sí, muriendo en la misma ciudad de Atenas, ignoramos en qué año. Su nombre está en los mas antigues Martirologios , lo mismo que en todos los modernos.

San Paulino, Orispo Y Mártir. — Nada sabemos de su nacimiento ni de sus primeros años. San Atanasio le llama un hombre verdaderamente apostólico, y uno de los mas intrépidos defensores de la fé ortodoxa contra, los arrianos. Por muerte de san Maximiano, fué Paulino elegido y consagrado obispo de Tréveris. Habiendo Constancio, emperador arrriano, congregado un concilio en Arles, en 353, contra san Atanasio, llamó á él á Paulino para que suscribiese á la condenacion del santo patriarca; pero el ilustre obispo, lejos de prestarse á una proposicion tan inicua , fué el primero de los prelados occidentales que se atrevió á declararse abiertamente en favor de san Atanasio. Despues de esto, el emperador le desterró á Frigia, provincia del Asia menor, infestada á la sazon por la herejía de los montanistas, donde tuvo mucho que sufrir durante su destierro, que no se acabó hasta su dichosa muerte, sucedida el año 358. San Gerónimo, hablando de él, le llama hombre feliz en los sufrimientos, y la Iglesia de Tréveris le venera como á mártir. SanFélix, tercer obispo despues de él, hizo trasladar sus reli

quias desde Frigia á su diócesis de Tréveris, por los años 396, y colocó su fiesta en el dia 31 de agosto, en el cual la celebramos todavía.

San Aidano, Orispo Y Confesor.—Nació en Irlanda, y habiendo en su juventud ido á Islandia, abrazó el estado religioso en el monasterio de Hy. Onwaldo, rey de Nortumberland . pidió á Segenes. abad de aquel monasterio . que le mandase algunos de sus monjes para trabajar en la conversion de sus súbditos que no habian todavía abrazado el cristianismo. El santo abad se prestó desde luego á los deseos del rey , y al frente de aquella colonia de misioneros envió á Aidano, despues de haberlo hecho consagrar obispo. Oswaldo dió al nuevo obispo la tierra de Lindisfarne, pequeña isla en la costa de Nortumberland, que desde entonces tomó el nombre de «Isla santa.» Aidano estableció y fijó en ella su diócesis, fundó un monasterio bajo la regla de San Columbano , y con la cooperacion de sus hermanos trabajó eficaz y gloriosamente en el objeto de su mision. El venerable Beda, en su Historia eclesiástica de Inglaterra , habla de Aidano, representándole como un consumado modelo de todas las virtudes cristianas, y dice que murió el dia 31 de agosto del año 651. El Martirologio romano dice, que estando san Cuberto apacentando unas ovejas, vió volar al cielo el alma de san Aidano, con cuyo milagro se convirtió, dejó el ganado y el mundo, y abrazó la vida monástica.

Los Santos Rorustiano Y Marcos, Mártires. — Está muy ignorado todo cuanto pertenece á estos santos, y solo sabemos que su nombre está continuado en todos los Martirologios antigues y modernos. Ferrario dice además, que fueron de Milan, en cuya Iglesia se les celebraba antiguamente misa propia en su fiesta.

San Cesidio , Presrítero Y Mártir , Y Sus Compañeros.—Vivían enTransacco, juntoal lago de Marso, en tiempo del emperador Maximino por cuya órden fueron presos, y despues de haber sostenido con heróico valor su fé y su religion, murieron degollados.

Los Santos Trodoto , Rufina, Y Amia. —Los dos primeros fueron padres y la tercera fué nodriza de san Mamante, que nació en la cárcel donde estos santos se hallaban detenidos. Pueden verse algunas particularidades de su vida y muerte en la del dicho san Mamante, puesta en el dia 17 de oste mismo mes.

San Optato, Orispo Y Confesor.—Gobernó la Iglesia de Auxerre un año, ocho meses y cinco dias, colmando á su pueblo de beneficios espirituales y temporales, y logrando que su coito pontificado fuese uno de los mas admirables que ha visto aquella Iglesia. Murió por los años de 800, y su sepulcro, colocado en la iglesia de San Cristóbal que el mismo santo habia hecho edificar, fué famoso en muchos milagros.

San Amato , Orispo Y Confesor.—Fué obispo yes ahora patron de la ciudad de Nusco, en el reino de Nápoles. Nació en la misma ciudad, de noble prosapia, y despues de haber bebido ya con la leche el temor do Dios y el respeto á su ley santa , y de haber dedicado sus primeros años al estudio de las ciencias sagradas, teniendo apenas la edad de catorce, renunció todos los bienes terrenos, y tomó el hábito en el monasterio foniiliano. En él fué modelo para todos, y sus milagros llegaron á hacerse tan ruidosos, que de todos los puntos de ltalta iban á aquella casa á admirar la virtud del siervo de Dios. Cuando le eligieron obispo de su patria , se escondió para no verse obligado á aceptar carga tan pesada; pero el Señor, que le tenia reservado para aquel destino, lo manifestó á sus ovejas, y á su pesar fué consa—

grado. Su episcopado brilló en virtudes, en milagros, y en cosas de grande utilidad para la Iglesia y el estado. hasta que murió Amato el dia 3-1 de agosto del año 1193.

El Reato Buepujunta, Confesor.—Fué uno de los siete fundadores del sagrado órden llamado de Siervos de María, el cual, segun dice el Martirologio romano , estando hablando con sus hermanos de la pasion de Jesucristo, entregó su espíritu al Señor. Su muerte sucedió el dia 31 de agosto del año 1257. Véase la fiesta de los Sieto Siervos de María en el dia 11 de febrero.

SETIEMBRE.

[ocr errors][merged small]

icion , natural de Atenas

de sangre real. Mu

padre se llamó Teodoro, y su madre Pelagia. Desde niño se aplicó al estucho y á todas las obras de virtud , y especialmente á las de misericordia, y socorro de los pobres. Iba un dia á la iglesia : y viéndole un pobre enfermo que estaba en la calle, echado en el suelo, le pidió limosna; y san Gil desnudándose la túnica que llevaba vestida, se la dió al pobre, y luego quedó sano. Murieron sus padres, y él repartió á los pobres su patrimonio, haciendo heredero al Señor de todos sus bienes. Hizo el Señor otros milagros por él. Volviendo un dia de la iglesia, topó un hombre á quien habia mordido una ponzoñosa serpiente; y estando á punto de morir, le sanó con su oracion. Otra vez, estando un endemoniado en la iglesia un dia de domingo, y dando grandes gritos, y estorbando que no hiciesen oracion los que estaban en ella; san Gil mandó al mal espíritu que saliese de aquel cuerpo, y le dejase libre; y él obedeció. Por estos milagros se comenzó á divulgar la santidad de san Gil, y extenderse por toda Grecia su fama: y como él era verdaderamente humilde y deseoso de ser menospreciado , y no honrado de los hombres; por huir el aire popular y vano, se embarcó para ir á otras partes donde no fuese conocido, ni estimado. Levantóse en el mar una tormenta peligrosa : hizo san Gil oracion al Señor, y sosególa; y la gente que iba en el navio, le hizo gracias por ello, reconociendo que Dios los habia librado de aquel peligro por su intercesion. Al cabo de algunos dias el navio llegó á Francia: saltó en tierra san Gil, y fué á la ciudad de Arles, donde era obispo san Cesáreo, varon de grande doctrina y santidad. Estuvo en su compañía dos años con grande contentamiento de los dos; porque todo su trato y conversacion era de Dios, ó con Dios. Aquí sanó un enfermo que habia ya tres años que andaba muy fatigado de calenturas; y temiendo de ser por esto honrado, pasó el rio Ródano, y ha

llando en su ribera á un santo ermitaño, llamado Veredemio, se detuvo con él algunos dias , donde sanó á otro enfermo : y aquella tierra, que de suyo era estéril, con su oracion se tornó fértil y abundante. Por estos milagros comenzó Veredemio á estimar y reverenciar mas á san Gil; y él, que ninguna cosa huía mas que la honra, determinó dejarle y entrarse á la tierra mas adentro, y vivir apartado de los hombres, por estar mas seguro y mas apartado de sus alabanzas. Halló en aquella parte, donde el rio Ródano entra en el mar, un desierto retirado , y en él una grande espesura , con una cueva . y una clara y copiosa fuente de agua. Halló más una cierva, como enviada de la mano del Señor, para que con su leche le sustentase: hizo su morada en este lugar, viviendo con solo Dios. Sucedió que un dia el rey de Francia salió á caza hácia aquella parte, y los perros encontraron con la cierva: la cual se guareció con gran ligereza á la cueva de san Gil, y se echó á sus piés, como pidiéndole ayuda y favor en aquel peligro. Hizo oracion el santo por su huéspeda, y los perros no pudieron pasar adelante; antes dando grandes ladridos, se volvieron atrás para sus amos. Otro dia vino el rey con mas cazadores y mas gente al mismo puesto; y como los perros tampoco no osasen llegar adonde el santo estaba, un ballestero desatinadamente tiró una saeta: la cual por voluntad del Señor, fué á dar en el sauto y malamente le hirió. Rompieron los cazadores el camino por medio de aquella espesura y arboleda hasta la cueva donde estaba san Gil: allí le hallaron vestido de monje, de anciano y venerable aspecto , puesto en oracion , sin moverse, ni turbarse, corriendo sangre de la herida que le habia hecho la saeta, y la cierva rendida á sus piés. Todo esto causó grande admiracion al rey , y á los que con él venian. Fuése luego á él: y conociendo que era varon santo, se echó á sus piés, y le pidió perdon , y dió órden que le curasen luego de aquella herida; aunque el santo lo resistió, deseando que le durase toda la vida , para padecer algun dolor y tener mas que merecer con ella. Comenzó con esta ocasion el rey á visitarle á menudo, y á ve

« PreviousContinue »