Page images
PDF

Y los frenos le sacamos
Que bebiesen descansaos.

Dispues que beber les dimos
Salieron llenos, briosos,
Como soles rilumbrosos,
Y á la marcha nos pusimos.

¡Qué trotiar aquella noche!
El frio frunció mi hocico:
¡Ah suerte del hombre rico
Poder pasiarse de coche!

Don Fruto habia dao comienzo
A espoliar á su rosillo:
En tanto que mi tordillo
No aflojaba ni por pienso.

Tuabia ni un chiquitito
Lo habia hincao en esa marcha;
Diba rayando la escarcha
Armao siempre y enterito.

Dispues de un trote deshecho
La luna se nos dentró,
Mi viejo el monte aguaitó
Detrasito de un repecho.

Hasta allí pronto alcanzamos
Con silencio y precaucion,
Pastoriamos un rincon
Y al punto desensillamos.

Até el flete en un retazo
Cerquita á mi cabecera,
Por si algo sucediera
Poder ensillar de paso.

Y tambien alli á su lao
Ató el rosillo el palomo,
Y le echó una jerga al lomo
Dispues de haberlo rascao.

Diay juntitos en un plano
Nuestras cacharpas pusimos,
"Y á descansar nos tendimos
Pa ensillar lo mas temprano.

Me eché y ya quedé dormido
Como tronco, le aeiguro,
¡Me habiera visto en apuro
Si me hubiesen solprendido!

Y ya á soñar me agaché,
Amigo, con los galones,
Me via con rilumbrones
Porque á ser gefe llegué;
Y con orgullo tomé
El escuadron en que estaba,
Y á la carga! lo llevaba
A dos laos. y con juror,
¡Ay juna! y con que valor
Al enemigo arrollaba!

JuliÁn

Con el cargo metió roncha... ¿Si se le habria hecho cierto?..

CenturiÓn

—Me quedé al verme dispierto Cual caracol, en la concha.

Entre sueños me oí decir:
Los güesos de punta páre
Don José, antes que aclare
De acá nos hemos de dir;
Es preciso ya salir.
No sea gaucho tan confiao,
Porqué algun dia boliao
Si sigue ansí se verá,
Mi rosillo pronto está
Y apúrese pues cuñao!

[graphic]

Ya desentumí las tabas,

Y en ménos que canta un gallo,

Tuve aperao el caballo

Del tuito listo y sin trabas.

Yo recordaba ese sueño

Que aun arder siento en mi frente,

Y juré cumplir fielmente

Mi deber con todo empeño.

Seguimos rumbo á la sierra
Cuando el alba aparecía,
Y encima se nos venía
A dos laos en su carrera;
Y ya cubriendo la tierra
Brillaba blanca la helada,
Oyéndose la cantada
Del pájaro á sus amores;
Y hasta el cogollo á las flores
Entrabría la madrugada.

Por fin el sol sacudió
Su cabeza del nidal,
Y con brillo sin igual
Tuita la tierra alumbró!

Ya muy cerquita quedaba
El campo de Juan Garcia,
Que su hacienda en ese dia
Pa la manga la llevaba.

Al poco andar lo topamos
En la faina con los piones;
Maniamos los mancarrones
Y al punto nos relinchamos.

Y diay como de un cañuto
Salí con rumbo á la casa;
E igual a mancha de grasa
Se pegó á Garcia, ño Fruto.

Bido que estaban marcando,
Y como güen oriental
Salió derecho al corral,
Su lazo desarrollando.

Yo no estaba pa trabajo,
Fí á visitar la patrona,
Vieja media quebrachona
Y de muy mucho agasajo.

A la cocina dentré:
¡Bien aiga el haber llegao!
Cuasi quedo allí ensartao...
Oigan lo que me encontré:

Dos mozas alli paraban;
Solo el contar ¡dá calor!
Se abria el pecho al amor
A tuito aquel que miraban.

Una. rubia macumbé,
De pelo fino, amarillo
Como el oro de un anillo
Que en una banca empeñé.
Sus ojos color de cielo
En la tarde de verano,
Era tan blanca su mano
Como el jazmín de este suelo.

La otra era un panal de miel,
Morenita y agraciada,
De boquita bien arquiada
Mas fresquita que un clavel!

Cómo sus ojos, no hay perla....
¡Qué mirada centellante!
Esa mujer ¡ juna amante!
Me hizo palpitar al verla!

Ustedes ven el fogon
Que el juego se va apagando,
Y está solita quedando
La brasa de aquel tison?

Aquella brasa escondida,
Por la ceniza cubierta,
Soplándola se dispierta
Mostrando que está prendida.

Ansí en mi pecho sentí
Arder un tison oculto,
Y aunque quiero darle indulto
Nunca se aleja de mí.

Quedé pues como el fogon:
Mi amor que creiba apagao.
Las cenizas han soplao
Y se prendió el corazon!

JuliÁn

—Medio crudo es ño José Pa tan pronto amoriscarse.

« PreviousContinue »